La artroscopía de rodilla

La artroscopía es un procedimiento quirúrgico muy común en el que una articulación (del griego: artros) se puede visualizar (scopos: mirar) utilizando una pequeña cámara de televisión. La artroscopía brinda a los médicos una visión clara del interior de la rodilla y les ayuda a diagnosticar y tratar distintos problemas en las rodillas. La cirugía artroscópica es un procedimiento quirúrgico avanzado que ofrece menos riesgo para los pacientes y resultados notables.

Los avances técnicos han llevado al uso de monitores de alta definición y cámaras digitales de alta resolución. Estas y otras mejoras han hecho de la artroscopía una herramienta muy eficaz para tratar problemas de rodilla. Según la Sociedad Americana de Medicina Ortopédica Deportiva, se realizan en todo el mundo más de 4 millones de artroscopias de rodilla cada año. Realizada por un experto especialista en ortopedia, este procedimiento innovador puede ayudar a aliviar el dolor y mejorar su calidad de vida.

Problemas de rodilla

Normalmente, todas las estructuras de la articulación de la rodilla trabajan en armonía. Pero el deporte, los accidentes de trabajo, la artritis o el debilitamiento de los tejidos con la edad pueden causar
desgaste e inflamación resultando en dolor y disminución de la función de la rodilla.
Al proporcionar una imagen clara de la rodilla, la artroscopía también puede ayudar al cirujano ortopedista a decidir si podrían ser beneficiosos otros tipos de reconstrucción quirúrgica.

La artroscopía se utiliza más comúnmente en el diagnóstico y tratamiento de los siguientes problemas de rodilla:

  • Roturas meniscales
  • Fragmentos sueltos de cartílago o hueso
  • Daño en las superficies articulares o ablandamiento del cartílago (condromalacia)
  • Inflamación de la sinovial en los diferentes tipos de artritis
  • Alineamiento anormal o inestabilidad de la rótula
  • Rotura de ligamentos como el cruzado anterior o posterior
  • Fracturas de los platillos y espinas tibiales

Si usted tiene dolor persistente, bloqueos, sensación de pellizcamiento, hinchazón, sensación de que la rodilla “se le va” (inestabilidad) o pérdida de confianza en su rodilla, la cirugía artroscópica puede ayudar a aliviar estos problemas. Cuando ya ha realizado otros tratamientos como el uso regular de medicamentos, rodilleras y terapia física que han proporcionado una mejoría mínima o nula puede beneficiarse con la artroscopía.

La mayoría de las artroscopias se realizan en pacientes entre las edades de 20 y 60 años, pero los pacientes menores de 10 años y mayores de 80 años también se han beneficiado con este procedimiento.

Descripción

La artroscopía se realiza a través de pequeñas incisiones menores de 7 milímetros. Durante el procedimiento, el cirujano inserta el artroscopio (un instrumento del tamaño de un lápiz con una pequeña cámara acoplada) en la articulación de la rodilla. El artroscopio envía la imagen a una pantalla de televisión en donde el cirujano puede ver las estructuras de la rodilla en gran detalle.

Su cirujano puede utilizar la artroscopía para palpar, reparar, reconstruir o eliminar el tejido dañado. Para ello, se insertan los pequeños instrumentos quirúrgicos a través de otras pequeñas incisiones alrededor de la rodilla.

Preparativos para la operación

Para el diagnóstico de su problema agudo o crónico de la rodilla el médico analizará los antecedentes de su historial médico y le interrogará acerca de su síntomas. Luego realizará un examen físico para evaluar el movimiento, la estabilidad, la fuerza muscular de la rodilla y la alineación general de la pierna. Le indicará estudios radiográficos, de resonancia magnética nuclear y en algunos casos centellograma óseo o tomografía axial computada.

El cirujano ortopedista analizará los resultados de su evaluación y discutirá con usted si la artroscopía es el mejor método para tratar su problema.

Si usted acepta que le realicen una artroscopía de rodilla, será necesario un examen físico completo con su médico de cabecera antes de la cirugía y pruebas de laboratorio y cardiovasculares. Él evaluará su estado de salud e identificará cualquier problema que pueda interferir con la cirugía. Antes de la cirugía, dígale a su cirujano ortopédico los medicamentos o suplementos que esté tomando y él le dirá qué medicamentos debe dejar de tomar antes de la cirugía. Su cirujano ortopédico le dará instrucciones sobre cómo preparar la piel con soluciones antisépticas.

Cirugía

Casi toda la cirugía artroscópica de la rodilla se realiza en forma ambulatoria. Es probable que se le pida que llegue a la clínica una o dos horas antes de la cirugía. No coma ni beba nada después de la medianoche anterior a la cirugía y debe concurrir con todos los estudios que se le solicitó para el diagnóstico y para la operación.

Anestesia

Cuando llega por primera vez para la cirugía, un miembro del equipo de anestesia hablará con usted. La artroscopía se puede realizar bajo anestesia local, regional o general.

  • La anestesia local insensibiliza sólo la rodilla
  • La anestesia regional le adormece desde la cintura para abajo
  • La anestesia general lo hace dormir

El anestesiólogo le ayudará a decidir qué método sería el mejor para usted. Si se le administra anestesia local o regional usted podrá observar el procedimiento en un monitor de televisión.

Procedimiento

El cirujano ortopédico hace unas pequeñas incisiones en la rodilla. Se utiliza, para llenar la articulación de la rodilla, una solución estéril que saldrá por la otra incisión y de esta forma “lava” la articulación y permite eliminar cuerpos libres y el líquido articular enfermo. Esto ayuda a su cirujano ortopédico a ver la rodilla de forma clara y en gran detalle.

La primera tarea de su cirujano es diagnosticar el problema correctamente. Él insertará el artroscopio y se guiará por la imagen proyectada en la pantalla. Si es necesario el tratamiento quirúrgico, el cirujano inserta los instrumentos pequeños a través de otra pequeña incisión. Estos instrumentos pueden ser tijeras, afeitadoras o vaporizadores.

Esta parte del procedimiento suele durar entre 20 minutos y más de una hora. El tiempo que tarda depende de los hallazgos y el tratamiento necesario.

Los procedimientos que más comúnmente se pueden realizar con la artroscopía de la rodilla son:

  • La eliminación parcial o la reparación de los meniscos rotos
  • La reconstrucción de los ligamentos cruzados rotos (anterior o posterior)
  • La limpieza de los trozos de cartílago articular dañado o desgastado (condromalacia)
  • Tratar las áreas donde falta el cartílago por traumatismos
  • Eliminar fragmentos sueltos de hueso o cartílago (cuerpos libres)
  • Eliminar tejido sinovial inflamado (sinovitis)
  • Alinear y estabilizar la rótula

Una vez cerradas las incisiones con puntos de sutura se le realizará un vendaje acolchado y será trasladado a la sala de recuperación y luego a su habitación para regresar a casa en 1 o 2 horas. Asegúrese de estar acompañado para que lo conduzcan a casa.

Recuperación

La recuperación de la artroscopía de rodilla es mucho más rápida que la recuperación de la cirugía tradicional abierta de rodilla. Sin embargo, es importante seguir las instrucciones de su cirujano ortopédico con cuidado después de su regreso a casa. Usted debe asegurarse que alguien lo acompañe la primera noche que esté en su casa.

Hinchazón

Mantener la pierna elevada tanto como sea posible durante los primeros días después de la cirugía y aplicar hielo para aliviar la hinchazón y el dolor.

Cuidados del vendaje

Saldrá de la clínica con un vendaje que cubre la rodilla. Mantenga su incisión limpia y seca. Su cirujano le dirá cuándo puede ducharse o bañarse y cuándo se debe cambiar el vendaje. Él lo citará a su consultorio unos días después de la cirugía para controlar su progreso, revisar los hallazgos quirúrgicos y comenzar su programa de tratamiento post-operatorio.

Carga de peso

La mayoría de los pacientes no necesitan asistencia después de la cirugía artroscópica; en algunos casos, el cirujano puede indicar el uso de bastones o muletas por un período de tiempo. Su cirujano le dirá cuándo es seguro descargar su peso sobre el pie progresivamente a medida que cicatrizan los tejidos, desaparecen las molestias y gana fuerza muscular.

Conducir un automóvil

Su médico discutirá con usted cuando puede conducir. Esta decisión se basa en una serie de factores que incluyen:

  • La rodilla operada
  • El tipo de vehículo
  • El tipo de operación
  • El nivel de dolor
  • Si está tomando medicamentos que pueden afectar sus reflejos
  • Cuánto puede usted controlar su rodilla

Generalmente los pacientes son capaces de conducir un automóvil a los pocos días después del procedimiento.

Medicamentos

Algunos pacientes necesitan poca o ninguna medicación para el dolor. Su médico sin embargo, le prescribirá medicamentos contra el dolor para ayudar a aliviar las molestias después de la cirugía y le puede recomendar también medicamentos como la aspirina, por ejemplo, para reducir el riesgo de coágulos de sangre. Puede que sea necesario tomar antibióticos por uno o dos días para prevenir infecciones.

Ejercicios para fortalecer la rodilla

Usted debe realizar ejercicios de su rodilla en forma regular durante varias semanas después de la cirugía para restaurar la movilidad y fortalecer los músculos de su pierna y rodilla.

El ejercicio terapéutico jugará un papel importante en la buena recuperación . Para mejorar el resultado final se le indicará un programa formal de terapia física.

Complicaciones y signos de advertencia

Como en cualquier cirugía hay riesgos asociados con la artroscopía de rodilla. Esto ocurre con muy poca frecuencia (menos del 1% de los casos) y las complicaciones son menores y tratables.

Complicaciones

Lo posibles problemas post-operatorios con la artroscopía de rodilla incluyen:

  • La acumulación de sangre en la rodilla
  • Coágulos de sangre
  • Infección

Señales de advertencia

Llame a su cirujano ortopédico de inmediato si siente cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Escalofríos o temblores
  • Calor persistente o enrojecimiento alrededor de la rodilla
  • Dolor persistente o en aumento que no cede con los medicamentos analgésicos
  • Hinchazón significativa en la rodilla
  • Aumento del dolor en el músculo de la pantorrilla

Resultado y expectativas razonables después de la cirugía artroscópica

imagesCAW1TSMJ.jpg

A menos que usted haya tenido una reconstrucción del ligamento, usted debería estar preparado para volver a la mayoría de las actividades cotidianas en pocos días y a las actividades físicas o deportes después de algunas pocas semanas. Para realizar actividades de alto impacto puede ser necesario esperar por un tiempo más largo. Usted tendrá que hablar con su médico antes de volver a las actividades físicas intensas. Si su trabajo implica tareas pesadas, puede ser necesario un período de tiempo más largo antes de poder regresar a su trabajo. Usted debe discutir con su médico cuándo puede volver a trabajar.

Así como la cirugía artroscópica puede ser utilizada para resolver muchos problemas de rodilla, usted puede tener algunas limitaciones a las actividades, incluso después de la recuperación. El resultado final de la cirugía estará determinado por el grado de daño en la rodilla. Por ejemplo, si el cartílago articular de la rodilla se ha desgastado por completo, entonces la recuperación completa puede no ser posible y tal vez tenga que cambiar su estilo de vida. Esto podría significar en la limitación de sus actividades a menos cantidad de veces a la semana o a la búsqueda de alternativas de otros ejercicios de bajo impacto para la rodilla como son nadar o el uso de la bicicleta.

La terapia física juega un rol importante en la recuperación y en el resultado final. El regreso a la actividad física intensa debe estar dirigida por su cirujano. Es razonable esperar entre 6 a 8 semanas para regresar a la mayoría de las actividades físicas que no tengan impacto significante. Los movimientos de giro con la rodilla deben evitarse por largo tiempo. Si usted realiza tareas pesadas, puede requerir más tiempo para regresar al trabajo que los que realizan actividades sedentarias.

Recuerde que las personas que reciben una artroscopía pueden tener diferentes diagnósticos y diferentes condiciones pre-existentes, por lo que, la cirugía artroscópica de cada paciente, es única para esa persona. El tiempo de recuperación reflejará esta individualidad.

Links relacionados

Amercican Academy of Orthopaedic Surgeons: www.aaos.org

Clínica Mayo: www.mayoclinic.com/health

 



Centro Modelo Junín, Pellegrini 171, Junín Bs As
Solicitar turno al Te/Fax (0236) 443-3380 - Secretarias: Laura y Silvina
secretaria@drestebancaleta.com.ar
©2010-2014 Esteban Caleta