Deformidades de los dedos menores del pie

Los dedos pequeños de los pies son importantes para caminar, sobre todo cuando nos impulsamos con el pie hacia adelante para dar el siguiente paso. Los pies, comparten la presión del peso corporal contra el suelo con el dedo gordo y la parte más ancha del pie, los metatarsianos. El desequilibrio de estas estructuras óseas y neuro-musculares o el uso de zapatos pequeños pueden causar problemas en los pies como callos dolorosos en la planta y dedos en martillo.

C:\Users\owner\Pictures\Web\web 2\clawtoe2.jpgC:\Users\owner\Pictures\Web\web 2\dedo en garra.jpg

 

El dedo en martillo es una deformidad de los dedos segundo, tercero o cuarto. En esta deformidad el dedo del pie se dobla y retrae debido a que se flexiona la articulación del dedo afectado. C on el tiempo, los tendones del dedo del pie se pueden retraer haciendo que la deformidad del dedo del pie quede permanente rígida.

Causas

En muchos casos, esta deformidad es causada por el uso de zapatos que son demasiado cortos o con tacones demasiado altos para el pie. Esto hará que el dedo se comprima contra la parte delantera del zapato, se flexione en forma antinatural y luego se produzca la deformidad flexible inicialmente. Si esto no se trata, se convierte en una deformidad fija. Puede haber también un desequilibrio muscular o una combinación de varios factores. Los músculos trabajan en pareja para enderezar y doblar los dedos de los pies. Si el dedo del pie se dobla y se mantiene en una posición bastante tiempo, los músculos se contraen y luego el dedo no se puede estirar. La deformidad en martillo de los dedos del pie también puede ser hereditaria y puede ocurrir a pesar de llevar un calzado adecuado. Otra causa es un traumatismo que provoque una fractura del dedo y altere la mecánica normal. Existen otras enfermedades que afectan también a los nervios y músculos del pie, como la artritis, un derrame cerebral, diabetes y alcoholismo.

C:\Users\owner\Pictures\Web\web 2\zapato pequeño.jpg

 

Tipos de deformidad

A las deformidades por flexión de los dedos se las denomina en general “dedo en martillo”, pero, desde el punto de vista anatómico, existen básicamente tres tipos de deformidad por flexión de los dedos:

  • Dedo en martillo
  • Dedo en garra
  • Dedo en mazo

dedos deformes.jpg

 

Dedo en Martillo

Los dedos menores poseen dos articulaciones. En esta deformidad se encuentra en flexión anormal la articulación inter-falángica proximal, o sea, la que está más cerca del pie, por lo que el dedo se asemeja a un martillo. Por lo general, esto ocurre en uno o dos dedos solamente. Puede ser una deformidad flexible, capaz de ser corregida estirando el dedo con la mano, o fija, en la que el dedo es imposible de corregir en forma pasiva.

Dedo en Garra

Es similar a un dedo en martillo pero afecta a las dos articulaciones del dedo que permanecen en flexión y se asemeja a una garra. Puede afectar al segundo, tercero o cuarto o a los tres dedos del pie. En este caso la uña apoya contra el suelo.

Dedo en Mazo

Se diferencia de las otras porque en esta deformidad se encuentra en flexión anormal la articulación inter-falángica distal (la más lejana al pie y más cerca de la punta) y el dedo se asemeja a una maza. Generalmente, afecta al dedo más largo (por lo general el segundo dedo del pie) ya que presiona en contra del zapato y con el tiempo se vuelve hacia abajo.

Cualquiera sea la deformidad, el roce del zapato sobre el dedo deformado puede ir desde una simple incomodidad, tal como una irritación de la piel, hasta que se forme un engrosamiento de la piel del tamaño de un grano de maíz conocido con el nombre de callo. Las personas con un dedo en martillo pueden tener callos en la parte superior de la articulación media del dedo o en la punta del dedo. Además puede sentir dolor en los dedos y en la cara plantar del pie y tener dificultades para encontrar zapatos cómodos. En pacientes diabéticos se suele observar úlceras en las zonas de mayor presión.

C:\Users\owner\Pictures\Web\web 2\callus and corn.jpg

La gente suele culpar de la deformidad en garra al uso de zapatos que aprietan los dedos, como los zapatos que son demasiado cortos o a los tacos muy altos. Sin embargo, como se ha visto, la garra del dedo del pie es también a menudo el resultado del daño en los nervios causado por enfermedades como la diabetes o el alcoholismo, lo cual puede debilitar los músculos del pie. En el dedo en garra la uña del dedo se dirige hacia el piso cavando la suela del zapato y formándose también un callo doloroso en la punta del dedo. Sin tratamiento empeora y con el tiempo puede llegar a ser una deformidad permanente.


Evaluación

Si hay síntomas en la uña de un dedo del pie es necesario realizar la consulta médica para una evaluación. Puede ser necesario , además, realizar algunos exámenes para descartar trastornos neurológicos, responsables de debilitar los músculos de los pies, creando desequilibrios por los que se deforman los dedos. Los traumatismos y los procesos inflamatorios también pueden causar deformidad de los dedos del pie. Es conveniente que no se haga quitar los callos y callosidades antes de la consulta médica a los fines de permitir a su cirujano ortopedista evaluar cuales son los puntos de presión e indicar el tratamiento correcto. El diagnóstico de estas deformidades es a menudo evidente con una historia clínica cuidadosa, un examen físico y las radiografías, que generalmente se toman para evaluar la gravedad de la angulación o deformidad.


Tratamiento médico

Inicialmente, los dedos en martillo son flexibles y se pueden corregir con medidas sencillas como una férula o una cinta adhesiva para mantener los dedos en posición correcta , pero, si no se tratan, pueden convertirse en fijos y en este caso requieren cirugía. En las primeras etapas, el médico puede recomendar consejos adicionales como:

  • Usar zapatos blandos, amplios con espacio suficiente para los dedos del pie. Usar zapatos medio a un centímetro mas largos que el dedo más largo (puede ser el dedo gordo o en algunas personas el segundo) y evitar los zapatos apretados y los tacos altos.
  • También hacer ejercicios en casa:
    • E stirar los dedos y las articulaciones con la mano para llevar los dedos hacia su posición normal.
    • Fortalecer los músculos. Por ejemplo, recoger cosas del suelo con los dedos o, mientras ve la televisión o lee, arrugar una toalla tendida en el suelo.

Si usted tiene dedos en garra en las etapas posteriores y están en una posición fija, es recomendable:

  • Usar una almohadilla especial llamada “oliva metatarsal” para redistribuir las cargas y aliviar la presión sobre la planta del pie.
  • Usar zapatos profundos y elevados en la parte anterior donde se ubican los dedos y medio número más largos.
  • Haga estirar en un taller de reparación de calzado, la parte anterior del zapato para dar cabida a los dedos con la deformidad.
  • El uso de s andalias puede ayudar, siempre y cuando la estructura del calzado no comprima o frote otras áreas del pie.
  • Un podólogo puede dar consejos acerca de los zapatos, almohadillas y plantillas y puede tratar la piel dura o callos que se desarrollan en los dedos de los pies deformes.
  • No intentar quitar el callo por sí mismo utilizando métodos como el tratamiento con ácidos de venta en farmacias, utilizar elementos de corte o afeitarlo. Los tratamientos caseros pueden causar problemas graves, especialmente si usted tiene diabetes o mala circulación. Lesionando la piel puede provocar una infección, en algunos casos grave como para requerir amputación.

Si usted tiene diabetes, mala circulación o falta de sensibilidad en los pies, consulte con su médico antes de realizar cualquier auto tratamiento.

Si estos consejos no ayudan y las molestias están interfiriendo con sus actividades diarias , es posible que necesite una cirugía para enderezar los dedos y corregir el problema.


Links relacionados

American Academy of Orthopaedic Surgeons: http://www.aaos.org/

British Orthopaedic Foot & Ankle Society: http://www.bofas.org.uk/

American Orthopaedic Foot & Ankle Society: http://www.aofas.org/

Mayo Clinic: http://www.riversideonline.com/health_reference/Disease-Conditions/disease-results.cfm?letter=H

The Academy of Ambulatory Foot & Ankle Surgery: http://www.aafas.org/

 

Ver: Tratamiento - Deformidades de los dedos menores

Centro Modelo Junín, Pellegrini 171, Junín Bs As
Solicitar turno al Te/Fax (0236) 443-3380 - Secretarias: Laura y Silvina
secretaria@drestebancaleta.com.ar
©2010-2014 Esteban Caleta